Posts Tagged ‘Miguel Ángel García’

El cierre de Megaupload o la ventana de Benjamin.

January 20th, 2012

Recibo ayer este email de Miguel Ángel García. Miguel Ángel es un pensador de márgenes y un escritor a lo Perec, con delicados giros que se mueven hacia una combinatoria áspera del ser y todo con un sentido del humor agudo y una capacidad constante de sorprender y hacer pensar al lector. Una escritura del detalle. Como decía Bachelard: “Hay que rebasar la lógica para vivir lo grande que existe dentro de lo pequeño”.

Como el mail llegó sin asunto, yo le he puesto el título que me ha parecido.

¿Me puede alguien explicar cómo es posible que hoy, 19 de enero de 2012, el FBI haya cerrado Megaupload y hoy, 19 de enero de 2012, la entrada que aparece en la edición castellana de la Wikipedia sobre “Megaupload” hable ya en pasado de esa página de almacenaje? ¿Me puede alguien explicar cómo es posible que el presente se haga pasado de manera tan instantánea? ¿Por qué el presente, antes incluso de que se enuncie como presente, huele ya a pasado?

amini-masoumi
Foto de Amini-Masoumi, a través de El diario del anti Funes.

Pues sí: Megaupload está muerta, lo dice la Wikipedia. Aquí paz y en el cielo gloria. ¿Acaso esta rapidez de la Wikipedia por certificar el cadáver, transformándose, de paso, de bonita enciclopedia a sórdido cirujano forense, es el precio que tiene que pagar para que no la cierren a ella? Porque, digo yo, a lo mejor hay que esperar un poco; a lo mejor el jodido FBI tiene que dar marcha atrás y volver a abrir esa página que no solo alberga películas “pirata”, sino estupendos discos duros de gente que ha pagado para tener almacenadas sus cosas y que, de repente, se ha quedado con el culo al aire, los bolsillos vacíos y su propiedad intelectual flotando en la nube. Ésa misma propiedad intelectual que tantos canallas, anclados todavía en una mentalidad dieciochesca, dicen defender, y que sólo vale, por lo que se ve, para las grandes multinacionales que luego se van de putas con el dinero recaudado, pero no para los pobres desgraciados que albergan “su” vídeo, “su” texto o las fotos de “su” novia en esa página de almacenaje. La rapidez de Wikipedia al certificar la muerte de Megaupload huele a silencio cómplice y cobarde. Porque no hay nada más cobarde y cómplice con el poder que no dejar tiempo al presente para que siga siendo presente. El cobarde se viste siempre el frac de historiador para clausurar el presente y relegarlo a los contenedores de la historia. Benjamin decía que “la historia la escriben siempre los vencedores”. Es una tautología idiota y que sólo complace ya a los que todavía tienen mentalidad de partido, porque nosotros sabemos muy bien que “vencedor” e “historiador” son la misma cosa. Basta, en efecto, con convertirte en el historiador de una situación para vencer sobre ella. O para vencer sin más: en todo y sobre todos. Hoy, más que nunca, se hace evidente que el principal enemigo es la historia, como pensaba Foucault, que se ha convertido en un arma biopolítica a través de la cual se nos induce a creer en nosotros mismos como seres que sólo tienen un presente real: el ser pasado. Pero ya no necesitamos más historias ni más cadáveres. Necesitamos herramientas que nos hagan pensar el presente como presencia, siempre abierta. Herramientas, en definitiva, que nos obliguen a estar en las variaciones del tiempo como presencias de nuestro tiempo, y no bajo la forma de esa estructura lineal que tan bien conocemos y que nos implantan como un chip en los colegios, donde las cosas se escalonan en sucesivas gradaciones de pasado, presente y futuro, quedando así sometidas a la dictadura del “no está”, “está” y “estará”. Wikipedia ha escrito hoy una lápida vergonzosa, una ausencia culpable: ha cerrado la puerta del presente y ha abierto la puerta de los fantasmas. Pero cuando Foucault contraponía el concepto de “historia” al de “arqueología” lo hacía -a ver si nos vamos enterando- porque no quería seguir abriendo la puerta a esos malditos fantasmas, a la “zorra de la Historia”, como dijo Nietzsche, siempre tan ajustado, sin quedarse corto ni un milímetro. Lo mismo pensaba Picasso al decir que “toda obra de arte, por el simple hecho de ser vista, es siempre presente”. De esa manera, no estaba haciendo otra cosa que rebelarse contra esa mirada histórica que nos encadena a pensar en fantasmas o en espectros, en nostalgias o en quimeras. No necesitamos las enseñanzas que muchos dicen que hay en el pasado, ni los sueños que otros tantos ven en el futuro. Necesitamos la mirada ingenua y sabia de Picasso que convertía siempre el “no está” y el “estará” en “está”. Todo está, aquí y ahora, todo es. La cobardía de Wikipedia huele a periodismo barato, de ése que se apresura a cancelar las noticias de hoy como si fueran ya ayer.

Estos animales que nos gobiernan, y me da igual que se llamen PP, PSOE, FBI, Obama, Monsanto o Urdangarín, pues al final todos son nombres indiferentes del mismo Leviathan, pretenden arrancarnos el presente transformándolo en pasado. Ése es el enemigo de hoy en día, y no el ser de un partido u otro, del Madrid o del Barcelona. Porque esa mentalidad histórica se nos inocula como un virus invisible día tras día para que cancelemos nuestra razón de ser presente. No lo olvidemos: la dictadura comienza estableciendo categorías en el tiempo. La libertad comienza bebiéndose el tiempo. Y siempre a la salud de todos.